Camino recorrido de organizaciones de productores y productoras agroecológicas

4La producción de alimentos agroecológicos a pequeña escala es una de las estrategias más utilizadas por las mujeres en el campo, tanto para asegurar la subsistencia familiar como para comercializarlas y complementar sus ingresos.

Los productores de hortalizas en la Región de los Ríos son mayoritariamente mujeres. En el campo, ellas están protegiendo y reproduciendo un conocimiento valioso para proveer alimentos de manera artesanal y limpia tanto a la familia como a la comunidad.

En el proceso de producción de alimentos a pequeña escala, las mujeres suelen estar presentes en todas las etapas: desmalezan, siembran, cosechan, guardan las semillas, almacenan y transforman sus productos. De esta manera, con el quehacer cotidiano de las campesinas de nuestra región, ellas contribuyen al bien común al resguardar métodos tradicionales de producción que son libre de químicos generando frutas y verduras con excelente gusto y olor. Además, al cultivar “de todo un poco” y distintas variedades dentro de una misma especie están colaborando a mantener una biodiversidad que da fuerza a este territorio.

Para que esos productos estén disponibles para la comunidad, es vital que se establezcan redes de apoyo y colaboración entre las productoras. En nuestra Región y, particularmente, en la comuna de Paillaco existen interesantes experiencias acumuladas. Por nombrar algunas en dicha comuna existen las siguientes asociaciones: AMCAFU (Asociación de Mujeres Camino al Futuro de Santa Filomena), el Comité de Pequeños Productores Orgánicos de Paillaco, PAIMURI (Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas de Paillaco), la Asociación Gremial de Pequeños Productores Agroecológicos de la Región de Los Ríos y la Mesa Regional de Mujeres de Los Ríos.

Para muestra un botón

Ubicadas en el sector de Santa Filomena -a unos 10 kilómetros de Paillaco-, se encuentra el huerto comunitario de la Asociación de Mujeres Camino al Futuro (AMCAFU). Esta agrupación surgió hace 17 años como resultado de una capacitación que la Fundación PRODEMU realizó a un grupo de productoras de hortalizas orgánicas.

5El lema de esta organización es “nada de químicos” para enfatizar el hecho que utilizan métodos limpios de pesticidas y fertilizante químicos. Muchas de ellas son jefas de hogar y se reúnen semanalmente para trabajar los tres invernaderos y el huerto que se turnan para cuidar. Los productos que cosechan aseguran la alimentación de ellas y sus familias, además de tener suficiente para vender colectivamente. Los recursos que se generan se destinan a un fondo común para volver a invertir y también a un pago por el trabajo de cada una de ellas.

Por turnos, viajan a Paillaco para vender sus productos en el Centro de Salud Familiar. Sus productos son apetecidos también por las carretillas de venta de verduras que se instalan en el centro de Paillaco y por las caseras particulares que valoran estas hortalizas más saludables. Como Asociación son invitadas permanentes en ferias del rubro tanto en Paillaco como en Valdivia. En un futuro cercano aspiran a aumentar la producción, pero manteniendo la cercanía con las personas, trabajando de manera independiente y directa con los consumidores y consumidoras de sus productos.